adopta-un-perro

Hoy iba caminando a mi escuela, con mi chamarra de esquimal, mi gorrito, mis botas, y mi nariz roja y congelada. Estaba temblando y a punto de llegar cuando los vi: dos perritos, mojados y hechos bolita en la banqueta. Debo reconocer que mi corazón se partió en dos, y todo el día he visto publicaciones de personas emocionadas por la “nieve”, hablando del clima, pero yo no he podido sacarme a esos perros de la cabeza, sabiendo también que hay miles más en muchos lugares. Y sí, hoy toca pensar en ellos por el frío y la lluvia, ¿pero qué pasa el resto de los días? ¿Con el hambre, el maltrato, las enfermedades, los cachorros?

Creo que siempre es un buen día para detenernos a pensar en ellos y abrirles nuestras puertas, porque si yo estaba congelada por un poco de aire, no puedo imaginar cómo se sienten ellos viviendo en la intemperie con un clima loco e impredecible. Siempre es un buen día para adoptar un perrito…

– Cris.

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑