PRINTS

Prints Cris Garabatos

Este verano tuve la oportunidad de tomar un taller de serigrafía con Irlanda del Río. Fue una experiencia increíble, la verdad es que aunque soy Diseñadora Digital estoy enamorada de las técnicas de pintura, ilustración e impresión análogas y tradicionales. Tienen ese sentimiento especial que sólo se tiene con lo artesanal.

Esta ilustración orginalmente surgió en otro taller que tomé hace un mes, en una reflexión en la que quise plasmar esta parte de abrazar tu ser y tu existencia, y por ende abrazar al mundo que te rodea. Es abrazar el cambio, y tu constante crecimiento y la belleza que eso imprica. Ser y estar.

Este taller ha sido toda una experiencia que he disfrutadod de principio a fin, aunque debo decir que una de las razones por las que atesoro tanto estas impresiones es todo el trabajo que me costaron (para los que saben de serigrafía, saben el trabajo que cuesta quemar las mallas al principio y el cuidado que hay que tener en cada partecita del proceso, y los que no lo saben ¡cuando quieran se los cuento!), pero al final estoy feliz del resultado. Hice estas impresiones con degradado y unas doradas, y alcancé también a imprimir unas playeras con otro diseño que ya luego les compartiré. Voy a extrañar el olor a tiner y solventes, aunque mis dedos van a agradecer ya no estar llenos de tinta todo el tiempo. ¡Qué buen verano, caray!

(Y ya sé que de repente me tardo en publicar por aquí, pero si quieren estar más al pendiente de lo que ando haciendo les comparto mi Facebook y mi Instagram)

Advertisements

De béisbol y columpios

Abuelo

Supongo que no tiene que ser un día especial para decirle a alguien lo mucho que lo quieres, o lo mucho que significa para ti. Tengo la fortuna de estar rodeada de personas que me lo recuerdan constantemente, y de la misma forma nació este dibujo para mi abuelo, que nunca estuvo demasiado ocupado para ponerme mi columpio en su jardín, o para llevarme a comprar a la tiendita de la esquina cualquier cosa que se me antojara. Mi abuelo, gran aficionado del béisbol, me marca por teléfono para asegurarse de que estoy bien, y que se esforzó por comprender qué era eso de “Diseño Digital Interactivo” que estudia su nieta (quien además tampoco lo sabe explicar con completa claridad), que siempre está dispuesto a jugar juegos de mesa conmigo, a hacerme reír y a escuchar cualquier historia que tenga que contarle. No, no alcanzan las palabras para escribir lo agradecida que estoy, ni todo el cariño que le tengo puede verse reflejado en este retrato suyo, pero puedo asegurar que es algo que llevo siempre conmigo.

Te quiero mucho, abuelito visionudo.

Sobre todo, libres.

Mujeres libres

No me molesta que me digan valiente, o bonita, o valiosa. Pero lo que más quiero es que digan que soy libre, de hacer con mi cuerpo y pensamiento lo que quiera sin andarme con cuidado por el miedo. Quiero ser libre, y agradezco a las mujeres que han luchado para que otras mujeres como yo sigamos avanzando y trabajando para serlo. ¡No dejemos de construirlo!

¡Sígueme en Facebook!

Lunáticas

 

Lunáticas | Fanzine

Los que me conocen saben que siempre estoy trabajando en algún proyecto, sobre todo si se trata de crear o ilustrar algo. Este semestre por fin se me hizo trabajar en un fanzine, una ambición que tenía desde hace mucho tiempo. No sabía cómo iba a quedar (¡estaba aprendiendo a usar retículas!), y tuve que cambiar de tema para sentirme satisfecha, pero creo que al final estoy contenta con el resultado.

Lunáticas es un proyecto que pretende presentarte mujeres latinoamericanas chingonas, que han aportado en la construcción de un mundo inclusivo. A lo mejor ya las conoces, a lo mejor no, pero creo que es hora que aprendamos nombres que no sean sólo el de Frida Kahlo. ¡Espero que lo disfruten!

Pueden leerlo aquí.

Lunáticas

“No sabían que éramos semillas…”

tortugas

43.

Odio usar ese número para referirme a mis compañeros, los 43 normalistas, porque siento que cada vez que usamos esos números les quitamos (más) vida. No, “los 43” no son sólo una cifra en otra atrocidad cometida en México. Cada vez que pienso en las madres, los padres, los amigos y amigas, los familiares que perdieron a un ser querido se me desgarra el corazón, porque yo tengo muchos seres queridos a quienes afortunadamente no les ha pasado lo que sucedió aquella terrible noche en Ayotzinapa, pero sólo puedo imaginarme el dolor, la tristeza, el enojo y la angustia que han de sentir. Digo afortunadamente porque así parece que se deciden las cosas en mi país, por mera fortuna: tú te salvas y tú no, tú vas a la escuela y tú te pones a trabajar, tú tienes casa y tú no… ¡Dios mío, pude haber sido yo!

Y no, tampoco es solamente Ayotzinapa, es Atenco, es Tlatelolco, es Acteal, es Nochixtlán, son todas esas faltas grandes y pequeñas que atentan contra nuestros derechos todos los días. “Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas”. Así es como parecen ir las 43 tortugas* en su travesía, sembrando flores. Espero, compañeros, que esa travesía los lleve de regreso a casa.

Ni perdón, ni olvido.

 

*Ayotzinapa significa “lugar de tortugas” en lengua Náhuatl.

Gente de maíz 


” (…) y quedó la gente de maíz, los hombres y mujeres verdaderos, viendo de remediar las cosas porque los dioses se fueron a dormir.” 

— De los cuentos del Viejo Antonio, S.I. Marcos
Después de casi dos meses en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, me he empapado de la cultura Mexicana y la fortaleza sureña. La gente, el arte, la cultura… Todo me atrapa, y ha sido una experiencia increíble poder ver el mundo desde esta perspectiva. Esto es un poco de lo que mi estancia aquí ha inspirado, imprimí muchos stickers para regalar a las personas maravillosas que he conocido, y para pegarlas en los rincones de la ciudad, como si dejara un pedacito mío, nuestro, en la ciudad que atrapó mi corazón.